10 febrero, 2012

Change your mind!

Habla en voz baja, habla despacio, y no digas demasiado.
Buscamos la felicidad, pero sin saber dónde, como los borrachos buscan su casa, sabiendo que tienen una.
El amor y el odio no son ciegos, sino que están cegados por el fuego que llevan dentro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.