11 septiembre, 2011

Dirty people.

Sí, hay gente sucia y rastrera; hay gente que parece ser que no es gente, si no RATAS. ¿Qué por qué digo esto? Pues bien, os lo explicaré. Hoy día todos sabemos que encontrar trabajo es casi imposible, y mas si buscamos un buen trabajo, que nos paguen por lo que nos merecemos por el trabajo que hacemos, en resumen, que no nos exploten. Si con veinte años no es fácil encontrar trabajo, con cincuenta y tantos ¿qué creéis? ¿Qué es mas fácil? ¿Más difícil? Os lo digo yo, es IMPOSIBLE.
Todo esto que digo os parecerá una mera estupidez, pero yo lo digo por experiencia, no en primera persona, pero si por una persona muy cercana. Mi madre. Mi madre después de haber estado trabajando en Félix Sáenz veinticuatro años lleva en el paro años y años. Ella ha trabajado, aparte de en Félix Sáenz, en Villa O'nieva, una tienda bastante conocida situada al lado del parque San Antonio. Allí ha hecho cientos de trabajos a domicilio con su antigua, pero gran, jefa. La mayoría de la gente la conoce por que trabajó en Félix Sáenz, pero no solo por que trabajó allí si no por que se dejó la piel allí, se esforzó a más no poder, llegaba hecha polvo a casa, hasta el momento en el que, por desgracia Félix Sáenz tuvo que cerrar.
Dicen que las cosas pasan por algo, pues bien, ¿alguien me puede explicar lo siguiente?:
Mi madre el último sitio donde ha estado trabajando ha sido en una empresa con el mismo nombre que el polígono en el que está situada dicha empresa. Después de estar trabajando de lunes a sábados, en principio en dicho polígono industrial, es decir que tenía que coger el autobús para ir, y después de lunes a sábados por la mañana en Málaga capital y por las tardes de nuevo al polígono, con casi una hora escasa para comer y poder descansar un poco. El tipejo que tuvo por jefe antes de contratarla le dijo que fuera un día de prueba... Fueron unas cinco horas (si no fueron horas, fue un día entero en horario laboral, por supuesto), creo recordar, "de prueba", eso si, sin cobrar nada y sin estar contratada aún. Estuvo DOS meses trabajando, el primer mes cobró mas o menos bien, el segundo le pagó menos que el primero a pesar de que el segundo mes lo había trabajado entero, sin quejarse a pesar de las condiciones, que no eran precarias pero rozaban ese punto. La despidieron así sin mas, un despido improcedente según mi memoria. Un DESPIDO IMPROCEDENTE, ¿a mi madre?
Motivos del despido:
1- No se había integrado bien en el grupo. (Trabajaba sola en la tienda, solo trabajaba con el resto de empleados los sábados por la tarde. Si trabajas sola, ¿con quién pretendes integrarte? Supongo que con alguna que otra cucaracha que apareciera... Y cuando le tocaba ir a la tienda del polígono se llevaba super ben con todos los que estaban allí, excepto claro, la novia de este señor que se hace llamar jefe, que desde que vio a mi madre intentó quitársela de en medio. envidiosa, que no puedes comparar tu escasa experiencia con una buena persona que ha trabajado más que tú y sitios mejores.)
2- Las ventas no iban bien. (Al susodicho le vamos a llamar comerciante. Comerciante, la época en la que contrataste a mi madre no era la época en la que la venta de telas, retales etc, se venden mejor, eso suele ser octubre, noviembre, pero tú sabrás lo que has perdido.)
3- No se esforzaba lo suficiente con los clientes, le llegaban quejas al señor jefe. (A las prueba de los veinticuatro años me remito señoras y señores. Si una persona se esfuerza todos esos años ¿por que no iba a seguir haciéndolo?)
Y otro motivo que no viene en esa carta de despido es que la novia de dicho comerciante le comía la oreja para echar a mi madre, que, repito, desde que la vio intentó quitársela de en medio lo antes posible.
Ah, se me olvidaba, por lo visto poco antes de despedir a mi madre, apareció un vendedor en el ordenador de la caja, un tal Enriquito o algo así. NO HABÍA NINGÚN VENDEDOR QUE SE LLAMARA ENRIQUE. ¿Acaso maquilló las cuentas para aparentar que mi madre no lo hacía bien? No lo sé, pero me interesa.
Ahora os voy a detallar como era la tienda en la que trabajaba mi madre sola:
1- Era pequeña, apenas cabían cuatro personas, y si cabían era apretujados.
2- En principio había baño, pero él (sí, el que se hace llamar jefe), se lo quitó para hacer un almacén. Señoras y señores, un ALMACÉN en un cuarto diminuto, ya que el baño solo tenía lo que es el lavabo y el váter, pero bueno. Y si mi madre quería ir al baño, ¿qué hacía? ¿Tenía que cerrar la tienda un momento? ¿Se dejaba la tienda sola para poder ir al baño?
De la decoración se ocupaba mi madre, de la limpieza se ocupaba mi madre, de las cuentas se ocupaba mi madre, la que mantenía a los clientes en esa tienda era mi madre, y así se lo han pagado...
 Ah, antes de trabajar para esa gente, trabajó para otra conocida tienda que vende cosas para bebés y está al lado del materno. (No, al igual que la otra tienda, no pienso mencionar el nombre de estas dos tiendas, a cada cual mas rastrera). Al ser mi madre una parada a largo plazo (o como se diga) a este señor le daban dinero (ahora mismo no recuerdo el nombre exacto de esa especie de "ayuda al comerciante") por tenerla contratada, y por eso la tuvo contratada una semana o el período de prueba.
Razones del despido:
1- Las ventas no iban bien.
2- Le habían llegado quejas de ella.
Es muy curioso, como en veinticuatro años trabajando no tiene nadie ninguna queja y en dos meses y una semana todo el mundo se queja, no se adapta bien y las ventas no van bien. Creo que son dignas de estudio ambas reacciones.
A día de hoy vivimos cuatro en casa, algún que otro din de semana cinco por el convenio de un niño pequeño (que es el único que nos alegra últimamente). Vivimos todos con el sueldo de mi padre (unos 1000€ mas o menos) por que ahora se ha agotada una ayuda que cobraba mi madre por estar en paro y no nos conceden la ayuda familiar por "el sueldazo" (palabras textuales de un empleado del INEM) que cobra mi padre y por que a mi madre no le aparecen "cargas familiares", entonces, ¿yo qué soy?
 Sé que pido muchas cosas pero lo único que pido con mayor insistencia es un trabajo para mi madre. Ha dedicado toda su vida a trabajar en el sector textil, a trabajar con telas. Es algo que le encanta. Si exageramos mucho se podría decir que es lo único que sabe hacer y, sin exagerar, lo mejor y lo que más desea, aparte de el trato con el público que supone eso...
También sé que como mi familia habrá cientos pero yo hablo de lo que sé y de lo que vivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.